aceite de oliva virgen extra 0 elementos

Elaboración tradicional

Como hacemos el aceite de oliva

Para elaborar el aceite de oliva virgen extra de la máxima calidad, hay que cuidar todos los procesos de producción al máximo; desde la floración, pasando por el crecimiento y la maduración del fruto hasta el proceso más importante como es la recolección, para evitar así dañarlas y que no se produzca fermentación de las aceitunas, y finalmente, la extracción del mismo.

Una vez la aceituna ha alcanzado su punto óptimo de maduración, se recolecta y pasa a nuestro molino para extraer el aceite en un plazo de menos de 24 horas, así, evitamos la fermentación. La pasta obtenida se somete a la batida en frío a una temperatura de aproximadamente 27º para conseguir la aglutinación de las moléculas grasas del aceite.

Posteriormente se pasa al decanter, donde se separa el aceite de la parte sólida (orujo) y de la acuosa de forma que se obtiene el aceite de la aceituna. Este se deja reposar unos días y se guarda con depósitos de acero inoxidable que mantiene el aceite a una temperatura constante, protegido del aire y de la luz hasta el momento de envasarlo.